top of page

Battle Royale, de Koushun Takami

Bienvenidos a la que es la primera publicación del blog de 2024. Este año he intentado ser más realista con el número de libros que pretendo leer, y a día de hoy llevo dos novelas finalizadas (de momento una al mes, no está mal). Hoy os voy a hablar de una distopía ambientada en algún lugar de Asia, en la República del Gran Oriente Asiático, un estado totalitario que oprime a sus ciudadanos, prohíbe cualquier tipo de movimiento social, artístico o cultural que pueda salir de sus estándares establecidos y que organiza el Programa, mediante el cual obligan a un grupo de jóvenes, escogidos entre distintos institutos del país, a matarse unos a otros en una competición sin reglas. Los alumnos elegidos son aislados en un lugar remoto: no pueden escapar, no pueden contactar con el exterior y solo puede quedar uno. Es la Battle Royale.


El libro narra la historia de la clase de Shuya Nanahara (el estudiante número 15), él y sus compañeros han sido escogidos al azar entre las cincuenta clases de todo el país que deben participar cada año en el Programa. Los 42 estudiantes pretenden disfrutar de una excursión en el campo, pero cuando llevan un rato de trayecto en el autobús escolar, son anestesiados mediante un gas que los duerme a todos. Al despertar se encuentran en el aula de un instituto en una isla en medio del océano. Allí los recibe Kinpatsu Sakamochi, el sádico y violento instructor del juego, que está acompañado por miembros del ejército para controlar a los estudiantes. Todos han oído hablar del Programa, todos saben de qué trata, y es en ese momento cuando todos se dan cuenta de que están atrapados.


En función del orden que tienen los estudiantes en la clase, estos van saliendo uno a uno de la escuela, y a partir de ese momento, todo vale. A cada estudiante se le entrega una mochila con un mapa de la isla, algo de comida y agua, y un arma aleatoria (pueden recibir desde una ametralladora hasta un tenedor). La isla está dividida en zonas que, cada cierto tiempo van siendo bloqueadas, de forma que cualquier persona que se encuentre dentro morirá, pues se activará el collar de localización que todos los estudiantes llevan sujeto alrededor del cuello. Esto también evita posibles intentos de fuga o rebelión, puesto que la organización del juego sabe dónde está cada estudiante en todo momento. Shuya se unirá desde el principio a Noriko Nakagawa (la estudiante número 15), ya que saldrá después que él de la escuela, porque siente la necesidad de proteger a la chica de la que estaba enamorado su mejor amigo Yoshitoki Kuninobu, que ha sido herida por Sakamochi antes de que comenzara el juego. Ambos harán una curiosa alianza con otro de sus compañeros, Shogo Kawada, quien parece muy tranquilo para encontrase en una situación de vida o muerte.


Podéis imaginar que la historia es bastante violenta y gore en algunas escenas. Pero la parte que más me ha impactado es la psicológica y emocional. Los 42 estudiantes de la clase de 3ºB del instituto Shiroiwa se conocen desde hace años, algunos desde la infancia, pero muchos de ellos no tienen reparo en matar a sangre fría a sus compañeros. El miedo y la desconfianza son factores clave, puesto que, aunque algunos no quieran participar, el hecho de no saber si la persona que tienen delante está dispuesta a matarlos o no, hace aflorar un instinto de supervivencia irracional. Están los que se esconden, los que se reúnen con sus mejores amigos para hacer más llevadera una situación límite, los que buscan una manera de escapar y los que deciden jugar. Y son estos últimos en los que no se puede confiar, los que harán cualquier cosa por sobrevivir y ganar.


En una situación así aflora el ingenio o el pánico, la resignación o la rebelión. Y la rebelión es precisamente lo que el gobierno quiere evitar con la organización de estos programas, ya que nadie está a salvo, cualquier clase de cualquier instituto puede ser elegida. El miedo y la desconfianza que sienten los estudiantes durante el juego es el mismo que se quiere transmitir a la sociedad. No os reunáis, no os organicéis, no saquéis los pies del tiesto, pues no se puede luchar contra el Estado. Para algunos, como Sakamochi, este estilo de vida es el ideal; para otros, lejos quizá del objetivo principal del gobierno, lo único que sienten es odio hacia su propio país y sed de venganza, puesto que este les ha quitado todo lo que era importante para ellos, y también su libertad.


Otra historia distópica similar a este subgénero de juegos de supervivencia de la que me he acordado al leer Battle Royale, es por ejemplo Los Juegos del Hambre, en la que, a diferencia que en esta novela, los juegos son retransmitidos por televisión y los espectadores, la ciudadanía, pueden ver lo que sucede en tiempo real, además de que personas influyentes pueden apoyar a unos participantes o a otros, llegando incluso a patrocinarlos y darles ciertas ventajas. En Battle Royale la información no trasciende, y lo hace únicamente la que interesa al gobierno, como por ejemplo el nombre del ganador, el tiempo de duración del juego, o la causa de la muerte de los fallecidos. En la serie Alice in Borderland también hay algunos juegos en los que los participantes deben llevar collares que explotan en caso de perder la competición. O en El juego del calamar, no necesariamente debe quedar un único vencedor, pero el hecho de que el premio económico se reparta entre los supervivientes hace que matar al compañero aumente las posibilidades de ganar más dinero. Aquí, los participantes sí que escogen voluntariamente participar en los juegos, y también son dormidos para llevarlos a una isla en la que se desarrollará la acción. Esta serie y la novela Battle Royale tienen en común el hecho de que solo unos pocos conocen los detalles del juego y millonarios o gente poderosa se entretienen apostando por sus jugadores favoritos. Si te gusta este género, te recomiendo estas series y también algunos de mis vídeos, en los que comparo Alice in Borderland con El Juego del Calamar y en la que doy una explicación del final de Alice in Borderland. Obviamente, contienen spoiler.


Battle Royale es un libro que he leído con calma, que me ha hecho reflexionar y que me ha dado cierto temor ante la realidad de las reacciones humanas. Es un libro de contrastes, de claroscuros, una distopía con todas las letras.

Comments


 Posts destacados
Posts recientes
bottom of page