Amor y virtud, de Rolly Haacht

Esta semana os voy a hablar de la novela Amor y Virtud, bajo prejuicio, de Rolly Haacht, primera parte de una trilogía sobre la familia Becker. Es una historia de personajes, es decir, que cuenta la vida de cada uno de ellos, sus relaciones familiares, amistades, amores y problemas. Había oído hablar bastante de estas novelas, así que me animé a leerla, sin saber del todo de qué iba y sin más expectativas que pasar un agradable rato leyendo. La verdad es que ha sido así.

La historia está ambientada en 1986 y se desarrolla en Utah, Estados Unidos, lugar en el que vive la mayor parte de la familia Becker: Derek, Jake, Zane y Louis, los cuatro hermanos, sus padres y la pequeña Rachel, la prima de acogida. También está Arabia, amiga de Zane, y las gemelas Emily y Emma. Todos ellos están relacionados de una u otra forma y todos son protagonistas puesto que se habla de todos ellos casi por igual.


El libro comienza cuando Jake se presenta de forma inesperada en el apartamento de Arabia tras haber tenido una pelea con su padre. Pero realmente la historia no empieza ahí, los personajes ya se conocen, ya han convivido y eso hace que el lector pueda tener un interés especial por la trama, porque no siempre va descubriendo lo que sucede junto con los personajes, sino que estos ya tienen un recorrido que se irá mostrando en cada capítulo.


A pesar de no ser el estilo de historia a la que estoy acostumbrada, me ha gustado bastante porque en cierto modo era como retomar una conversación con amigos cada vez que cogía el libro. Suceden muchas cosas y ha conseguido mantener esa intriga e interés por los personajes. Se trata de un drama, pues los personajes se enfrentan a diferentes situaciones, en ciertos casos cotidianas, en otros nada agradables e incluso algo surrealistas, pero que no deja de ser una ficción y no me sorprendería que haya a quien le hayan podido pasar ciertas cosas que aquí se narran, sobre todo en según que ambientes. Todo esto hace que los personajes sean como son, tengan una personalidad propia y por eso sean tan diferentes unos de otros.


Entre todo lo que sucede en la historia destacaría la unidad, el amor y el respeto por la familia. Me parece que, aunque haya visto algunos clichés, los personajes están bien definidos y situados y no es algo que me moleste: Derek, el hermano mayor, maduro y responsable al que todos tienen como ejemplo a seguir; Jake, frío, impulsivo y protector, que se suele meter en líos más por defender a los demás que a sí mismo; Zane, dulce, alegre y bastante inocente; Louis, el hermano pequeño de la familia, el más consentido e inmaduro, pero que intenta buscar su lugar. Por otro lado está Arabia, sencilla y discreta, pero a la vez fuerte, independiente y con un carácter moldeado por los reveses de la vida; Emily, amable, comprometida y prudente, nada que ver con su gemela Emma, que es prepotente, egoísta y con un punto de maldad perversa.


Otra de las cosas que me han gustado y que se muestra más hacia el final de la historia es cuando se comprende el concepto de amor y virtud del título de la novela, incidiendo en la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia, haciendo ver qué personajes las representan y la relación que hay entre ellos. Además, el concepto de «hacer lo correcto» es algo que he visto en varios personajes, algunos incluso anteponen su propia felicidad por hacer aquello que consideran que está bien o beneficia a otros, cosa que por un lado me parece loable, pero al mismo tiempo desgarrador. Esto me lleva a pensar que algún personaje pueda ser completamente infeliz, pero que nunca llegue a darse cuenta del todo porque sus acciones eran «las correctas», porque era eso lo que debía hacer. Me ha dado pena pensar que esto pueda suceder, que la generosidad y empatía puedan convertirse en una obligación o necesidad, y que la propia vida deje de tener valor o importancia frente a la de los demás.


El final de la historia es abierto, un trágico acontecimiento abre nuevas vías de desarrollo para los personajes, por lo que tendréis que seguir leyendo más allá de este primer libro para saber qué ocurre con ellos. Es cierto que siento curiosidad y ya he encargado el segundo libro, Virtud y verdad a quemarropa, a la Editorial Munyx aprovechando la oferta del 3x2. Me apetece leer otras cosas y todavía tengo muchos libros pendientes, pero sin duda Amor y virtud es un libro que he disfrutado y retomaré la historia cuando necesite saber más de estos «nuevos amigos».


Por supuesto, no puedo terminar esta reseña sin mencionar las ilustraciones de los personajes que incluye el libro, de Ariadna Guillem, junto al mapa de la ciudad en la que sucede la trama, hecho por Carmen Ocaña. Me ha venido muy bien para situar los hechos y, como siempre digo, es un plus artístico para el libro, algo que me encanta. Además, los inicios de capítulo también están trabajados, puesto que la historia se cuenta a modo de diario, en la que cada capítulo sucede en un día determinado. Todos estos detalles me parecen estupendos para situar al lector.

 Posts destacados
Posts recientes